Poda en espaldera y parral

Trabajos de poda en los viñedos de la D.O. Getariako Txakolina

La poda es una de las labores importantes dentro del ciclo vegetativo de la viña que determinará la producción de la próxima cosecha. En la zona de la D.O. Getariako Txakolina, dos son las formas de poda más significativas: parral y espaldera. En este post os detallamos ambas modalidades.

En el caso de la Ondarrabi Zuri y la Ondarrabi Beltza, variedades con las que se elabora el Getariako Txakolina, una vez que las hojas toman el color amarillo y van cayendo al suelo, los nutrientes y las reservas pasan a la madera. En este momento la cepa está en reposo vegetativo, preparada para pasar el invierno y, por lo tanto, comenzar con la poda “en seco” o de invierno.

La variedad Ondarrabi Zuri, es una variedad vigorosa, de crecimiento vegetativo alto, por lo que necesita de una poda larga, es decir, una poda en la que se dejen un número alto de yemas. De las yemas, nacerán en primavera los nuevos brotes con sus inflorescencias que, tras el cuajado de la flor, se convertirán en  racimos de uva y por consiguiente en la nueva cosecha

La poda: parral y espaldera

Así, en el caso de la poda en parral, se realiza una poda en forma de cruz dejando de media, 4 varas (sarmientos) de 6 yemas y 4 pulgares de 2 yemas cada uno. 

En el caso de la poda en espaldera la modalidad más habitual es de “Doble  Guyot”, en la que se dejan dos varas largas de 6-8 yemas y dos pulgares de 2 yemas, que servirán de renuevo para años posteriores.

El trabajo de poda en los viñedos de Getariako Txakolina se alarga, dependiendo de la superficie de viñedo que tiene cada viticultor, desde diciembre a marzo, siempre intentando tenerla acabada antes de que la cepa empiece a brotar para no dañarla con las heridas de poda.

Más allá de la poda

Pero el trabajo de poda no implica sólo el corte de las ramas en la cepa sino que, mientras se va podando, la maraña de sarmientos que han crecido durante la primavera quedan en el suelo. De forma generalizada, estos sarmientos se trituran incorporándose al terreno como materia orgánica.

Asimismo, al ser la vid una planta “liana” y por lo tanto con tendencia a caer al suelo, debe ser sujetada al empalizado de cara a estar preparada para cuando empiece a brotar.

Y no nos podemos olvidar de que el abonado en los viñedos se debe realizar a la salida del invierno, siempre que las analíticas hechas al terreno indiquen una necesidad de nutrientes en la plantación.

Por lo que podéis ver, el invierno es una de las épocas importantísimas en las viñas y, junto con otras labores culturales como la poda en verde, despuntes y deshojado que se realizan en primavera y verano, es un trabajo en campo que tiene, a comienzos de otoño, como resultado final, la vendimia.

La experiencia y el buen hacer de los viticultores de la D.O. Getariako Txakolina, a lo largo de todo el año, dan su fruto con la elaboración de un vino con carácter y personalidad como es nuestro Txakoli de Getaria.

Trabajos poda viñedos Getariako Txakolina

Contacta con el C.R.D.O. Getariako Txakolina

Parque Aldamar, 4 bajo.
20808 Getaria, Gipuzkoa. (País Vasco)
Tel.: 943 14 03 83
Fax: 943 89 60 30